Vamos empezando

Como no nos conocemos, vamos a ir presentándonos. Empiezo yo.

Nunca he practicado deporte. Lo normal de crío y luego muy poquito: salidas esporádicas al monte, otoño de setas, alguna excursión en kayak…

Hace casi un año que dejé de fumar después de llevar veinte haciéndolo. 20 años. VEINTE AÑOS. Una burrada. Empecé a fumar con 15-16 años. La verdad es que no sé cómo puedo respirar todavía. Bueno, el caso es que empecé a engordar al dejarlo. Me gustaría que hubiera sido por comer más (por la ansiedad o algo así) pero lo cierto es que la única razón es que fumar adelgaza. Así que empecé a pensar en volver a correr.

Y digo “volver a correr” porque en los últimos años he tenido intentos de comenzar a entrenar. Siempre lo dejaba después de unos pocos días o, en el mejor de los casos, semanas porque sentía alguna molestia. ¡Cómo no voy a sentir molestias si llevo años sin moverme!

Así que esta vez tracé un plan maestro utilizando el factor sorpresa y todas las artimañas posibles: me compré una bicicleta (realmente le pedí a Eva que me la regalara por mi cumpleaños; lo mala que es con los regalos y cómo tengo que decirle lo que me tiene que comprar dan para un libro entero). Con esto intentaba conseguir dos cosas: 1. evitar las molestias en rodillas y tobillos por tener que aguantar mi peso corriendo sobre todo al principio y, 2. acostumbrarme a salir a hacer deporte. Me funcionó bien y el julio pasado y con ya casi 10kg ganados empecé a salir a correr por las mañanas.

Me preparé un plan muy suave de los predefinidos en adidas miCoach y me calcé unas ASICS que compré hace algún tiempo (y que me aprietan un poco, pero eso es otra historia). Al principio eran 15-18 minutos 5 veces a la semana de los que volvía muerto hasta que conseguí correr 35 minutos. Así, del tirón, sin parar a hacer merienda ni nada.

Entonces me vine arriba y se me ocurrió lo de correr un maratón 😆 😆 😆 😆 . No, en serio: leyendo un poco sobre correr y psicología del deporte llegué a la conclusión de que si quería mantener la rutina tenía que ponerme alguna meta. Y en esas estamos.

A Eva, mi pareja, le gustó el reto y se apuntó. Ella lo tiene “más fácil” porque siempre ha practicado deporte: artes marciales, yoga, fitness… Así que estamos entrenando juntos siguiendo el mismo plan (de momento, porque seguro que en unas semanas me adelanta y veré cómo se aleja por el horizonte en nuestros entrenamientos).

La idea es ir paso a paso y pensándonos las cosas después de subir cada peldaño. Ahora entrenamos para correr la Carrera Pirata, el 10K de la Bilbao Night Marathon el 17 de octubre  y antes haremos un 5K tomándolo como parte del plan de entrenamiento.

Así que iremos contando por aquí lo que se nos vaya ocurriendo y a ver si nos echáis una mano porque tenemos muchas dudas sobre todo este embrollo en el que nos hemos metido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *